a. - ¿Por qué injertos de banco y no propios?
 

Aunque los injertos propios (autoinjertos) son ideales, su disponibilidad es limitada y extraerlos implica cierto grado de morbilidad (dolor, posibilidad de complicaciones en el sitio de cirugía). No hay duda que se pueden obtener pequeñas cantidades de hueso propio (pelvis, tibia proximal, radio distal, etc)) de una persona para ser utilizadas en ella misma; sin embargo cantidades mayores o segmentos de hueso serían imposibles de extraer sin causar un daño serio. Lo mismo sucede con los otros tejidos (ligamentos, tendones, etc), se pueden utilizar de la misma persona, siempre y cuando su extracción no implique riesgos importantes ni alteraciones de la función de las extremidades. Los injertos de hueso y otros tejidos por el contrario, están siempre disponibles en la cantidad que se requiera para cada caso.

b. - ¿Cuál es la función de un banco de huesos?
 

El Banco cumple tres funciones esenciales. En primer lugar, contribuye a mejorar la calidad de vida de los pacientes que requieren este tipo de injertos, supliendo oportunamente las necesidades asistenciales. En segundo lugar, realiza investigación en esta área que garantiza la calidad y seguridad de sus injertos (definición y validación de protocolos de selección, extracción, cuarentena, proceso, liofilización, criopreservación, esterilización, empaque y almacenamiento); permite la permanente actualización e implementación de nuevas tecnologías (análisis crítico de la literatura mundial sobre el tema), y produce investigación propia que retroalimenta todo el proceso. Por último, fomenta la cultura de donación, sin la que no se podrían realizar ningún tipo de transplantes.

c. - ¿Quiénes se benefician de los huesos y tejidos del banco?
 

Miles de pacientes de Ortopedia, Cirugía Plástica, Neurocirugía, Otorrinolaringología, Cirugía Maxilofacial, Periodoncia e Implantología Oral, que sufren patologías que requieren de injertos para su tratamiento.

Los injertos del Banco se utilizan principalmente para:

- Reconstruir defectos óseos mayores después de resección de tumores benignos o malignos de huesos y articulaciones.
- Realizar revisiones de reemplazos articulares (cadera, rodilla, hombro y codo) en las que se requiera reconstruir defectos óseos secundarios al aflojamiento o infección de las prótesis.
- Reparar lesiones de ligamentos y tendones.
- Ayudar en la consolidación de fracturas primarias o favorecerla en casos de pseudoartrosis (no unión de fracturas).
- Fijación de implantes dentales.
- Reconstrucción de huesos de la cara luego de traumas o infecciones.
- Proporciona cartílagos nasales para cirugía plástica de nariz y orejas.

d. - ¿En que consiste un trasplante de huesos?
 

Consiste en cambiar completa o parcialmente, un hueso u otro tejido del sistema osteomuscular (ligamentos, tendones, meniscos, etc), que está enfermo o destruido, por otro hueso o tejido sano igual al enfermo, proveniente de un donante.

e. - ¿Quiénes son candidatos a trasplante de hueso?
 

Los trasplantes de tejido-osteomuscular, se han convertido en el tratamiento de elección (patrón de oro) para muchas enfermedades, no solo en ortopedia y traumatología, sino en otras disciplinas como cirugía maxilofacial, plástica, neurocirugía, otorrinolaringología, odontología y medicina deportiva.

Son candidatos entonces, todos aquellos pacientes de cualquier edad, que por sufrir una enfermedad de cualquiera de las especialidades mencionadas, los requieran. Para dar solo un ejemplo, que ilustra el impacto de este beneficio, considere los pacientes con cáncer de los huesos de las extremidades (fémur, tibia, húmero, etc) a quienes se les retira el segmento de hueso enfermo y se les reemplaza por un injerto del banco, salvando el miembro afectado y evitando una amputación. Gracias a este recurso, más de 1500 personas caminan hoy en nuestro país con injertos del Banco.

f. - ¿Cuáles son los efectos secundarios de los injertos de hueso?
 

Los posibles riesgos asociados a la colocación de injertos, son similares a los de cualquier cirugía y se pueden resumir en infección, retardo o falta de consolidación y fractura del injerto.

La posibilidad de rechazo del injerto, como puede suceder con los trasplantes de órganos, es mínima gracias al proceso al que son sometidos los huesos y los tejidos. Este proceso busca mantener indemne la estructura física (mineral) de los injertos, lo que permite que puedan soportar cargas tan pronto sean implantados; así como su contenido de proteínas, encargadas de iniciar el proceso de formación de nuevo hueso en el receptor (osteoinducción). Es tan baja esta posibilidad de reacción inmune, que los pacientes receptores de injertos no requieren medicamentos inmunosupresores.

g. - ¿Desde el punto de vista humano, que significa para una persona recibir un trasplante de hueso?
 

Un trasplante de hueso puede evitar la amputación de una extremidad, mejorar la función de una articulación, ayudar a reconstruir defectos óseos o de tejido en pacientes con problemas maxilofaciales, estéticos, otorrinolaringológicos y neuroquirúrgicos, entre otros beneficios. El impacto de estos beneficios se verá claramente reflejado en una mejoría de la autoestima del paciente, de su calidad de vida y de su productividad.

h. - ¿Quién puede ser donante de huesos?
 

En general cualquier persona entre los 15 y los 70 años puede ser donante. Sin embargo, es obvio que la calidad de los tejidos es mejor en los donantes de menor edad y en los que han tenido un buen estado físico. Las enfermedades que descartan la utilización de un donante son prácticamente las mismas que en el caso del trasplante de órganos, pero existen dos diferencias bien importantes: en primer lugar que no se requieren pruebas de compatibilidad inmunológica y la segunda que como no se pretende mantener la vitalidad de los tejidos que se rescatan, pueden haber transcurrido entre 8 y 12 horas desde la defunción y los tejidos siguen siendo útiles.

i. - ¿Cuáles huesos se pueden extraer?
 

Existen varios protocolos de extracción orientados a suplir las necesidades existentes de los pacientes, usualmente se extraen los huesos de las extremidades (fémur, rodilla, tibia y húmero), los huesos iliacos y algunos tendones de la pierna. En forma ocasional y por necesidad precisa de un enfermo se cosechan otras articulaciones como el codo o el tobillo.

j. - ¿Qué uso se les da a los huesos obtenidos?
 

Existen en general tres grandes aplicaciones para los injertos osteomusculares: a) Reemplazar un tejido, hueso o tendón, afectado por una enfermedad que obligue a removerlo, como en el caso de cáncer, b) Substituir un tejido ausente o deteriorado como el relleno de cavidades ocasionados por destrucción ósea, la reconstrucción de ligamentos de rodilla, hombro, etc., y la recuperación del hueso en las encías para poder implantar dientes, c) Favorecer la producción de hueso en el receptor para lograr la consolidación de una fractura o la estabilización de la columna.

k. - ¿Debe haber compatibilidad entre el donante y el receptor, como ocurre con los trasplantes de órganos?
 

Como fue mencionado anteriormente, existe una gran diferencia con el trasplante de órganos vitales. Uno de los objetivos primordiales en el procesamiento de estos injertos, que toma entre 20 y 30 días, es remover todos los elementos vivos y residuos orgánicos. Por esta razón, la capacidad de producir reacciones de incompatibilidad es prácticamente despreciable y hoy se acepta universalmente que no es necesario hacer pruebas de histocompatibilidad del donante y el receptor.

l. - ¿Si alguien fallece a donde se debe reportar para que se extraigan los huesos?
 

En todo el País, al igual que en el caso de los órganos, se debe contactar la red local o regional de trasplantes

m. - ¿Los huesos extraídos se reemplazan de alguna forma para efecto estético del cadáver?
 

Por supuesto que sí. El acto quirúrgico de extracción no solamente se realiza con todas las técnicas de asepsia y antisepsia de una cirugía ortopédica convencional sino que conlleva el mismo respeto, tanto con el donante como con su familia, que cualquier paciente, y que por supuesto implica la reconstrucción mas estética posible del cadáver. Mas aún, a través de ese respeto y cuidado por el donante nosotros queremos agradecer, en nombre del futuro receptor, al donante y su familia.

n. - ¿Cuáles son las estadísticas de donación y trasplante de huesos en Colombia?
 

Por ser mas reciente y sus beneficios quizás menos conocidos e impactantes que con los trasplantes de órganos, la donación voluntaria de tejido osteomuscular no es tan frecuente y cuesta hacer entender a la comunidad el enorme impacto que este recurso tiene para los que lo necesitan, no solo por las mutilaciones y discapacidades que se evitan, sino porque de cada donante se benefician un centenar de pacientes. Esto hace que en Colombia estemos bien por debajo de lo esperado en donaciones de tejido (menos de 5 donantes por millón de habitantes), cuando debería ser mucho mayor.

o. - ¿Cuál es la trayectoria de Colombia en el mundo en estos procedimientos?
 

La aparición y desarrollo de los Bancos de Huesos y Tejidos en el mundo, como sucede normalmente, ha ido de la mano con los resultados de los trasplantes de hueso: en la medida que mejoran estos resultados, se hacen mas necesarios los injertos y se desarrollan mas los bancos. Este proceso en Colombia, no ha sido distinto. Este Banco surgió, en la Universidad Javeriana en 1982, como respuesta a la necesidad de injertos para los reemplazos de cadera fallidos y de preservar las extremidades de los pacientes con cáncer del sistema motor esquelético. Gracias a la desinteresada colaboración del Banco de Huesos y Tejidos de la Universidad de Miami, se constituyó en 1988 la Fundación Cosme y Damián y fue el primer Banco de Tejidos de servicio público en América latina, siendo además el único hasta hace quizás 3 años. Como en otras áreas relacionadas con trasplantes, Colombia ha sido y sigue siendo líder en el continente. Gracias a la iniciativa de Colombia, en el año 2003 la OMS decidió realizar varios encuentros mundiales de expertos sobre el tema con el objeto de revisar sus directrices mundiales y generar nuevas recomendaciones sobre ética, legislación y garantía de calidad en estas actividades.

p. - ¿La familia de un donante percibe alguna compensación económica?
 

No. La libre elección de permitir la donación de tejidos en un familiar fallecido se basa en la generosidad de la familia y en la convicción de que se está dando la oportunidad a otra persona de recibir un injerto que le puede salvar la vida o una extremidad. La legislación de la mayoría de los países del mundo, avalada por la OMS, así lo recomienda.

 

Terminología Básica
Proceso
Seguridad
Calidad
Bioseguridad
Trazabilidad
Injertos
Tipos de Injertos
Catálogo de Injertos
Utilización Clínica
¿Cómo solicitar un injerto?
Requisitos de Suministro de un injerto
¿Cómo convertirse en donante?
Novedades
Publicaciones
Contáctenos
Enlaces
Pagos en Linea

Calle 119 No. 7-14 2 piso Edificio Santa Ana Medical Center - info@cydbank.org - PBX: (571) 6583200 - Movil: 313 8525209 - Bogotá, Colombia

Horario de Atencion: Lunes a Viernes de 7:00am - 5:30pm jornada continua Sabado de 8:00am - 11:00am
Usuarios para odontologia: Lunes a Viernes de 8:00am - 5:30pm jornada continua Sabado de 8:00am - 11:00am